Tiger Woods fue detenido por los agentes de aduana cuando pretendía introducir a EEUU de manera irregular y sin declarar una serie de artículos que para la autoridad de aduana, debían ser declarado de manera precisa por la cantidad que se transportaba.

Por tal razón se le impuso una multa a Tiger Woods de 275$ por no declarar los 38 penes de goma que tenía en sus maletas, ya que superaba la docena permitida sin costo alguno, a esto Tiger Woods solo respondió que eran para uso personal, y que en ningún momento pretendía comercializarlos en EEUU u otro país.